lunes, 26 de mayo de 2014

Marnie Forestieri: “Hay historias que resultan difíciles de transmitir en una pieza corta”

El ego que pudo haberle dado el ser finalista (entre más de 5 mil participantes) del Premio Juan Rulfo 2009 quedó sepultado en el momento en que su padre le enseñó que nunca juzgara por las apariencias. En base a este consejo, la periodista y empresaria domínico-francesa Marnie Forestieri ha orientado su vida. "El Yacusa de mi corazón", su primera novela, es la segunda de un dominicano publicada por la Editorial Planeta. En esta se develan los enigmas y rituales de una de las organizaciones del crimen organizado más poderosas del mundo: “La Yakuza”.

Foto: Fuente externa
¿Por qué decides ser novelista y no cronista?
Hay historias que resultan difíciles de transmitir en una pieza corta, ya sea por televisión o en un documental. Me inicié en este género literario por casualidad, para tratar de canalizar todos los sentimientos y emociones que estaban encerrados y/o enmarcados en esta historia.

Como periodista has manejado muchas historias, ¿por qué eliges escribir tu primer libro sobre esta en particular?
Esta era una historia única, que me permitió la entrada a una organización enigmática y exótica a la que muy poca gente tiene acceso: La Yakuza. A través de un contacto que hice se mostraron muy abiertos a que los conociera por dentro.

Siendo una mafia, uno se imagina que tienen ciertos límites para que se conozca su historia...
Sí, porque tienen varios niveles. Hay algunos enigmas descifrados, pero no están todos. Es decir que verán solo los más conocidos.

Entonces, ¿no has tenido inconvenientes con la publicación del libro?
No, porque el libro trata la historia desde una óptica positiva de las dos partes. Es algo que tiene que ver mucho con la investigación, el resultado y la recomendación del libro. No tiene que ver con que la persona esté en la red de la trata de blancas, sino con la prevención y la educación.

¿Por qué lo escribes en primera persona?
Porque conocí a la protagonista. Me pareció una manera interesante de presentar la historia haciéndolo a través de ella, de su voz. Su nombre no se revela en el libro, pero fue un contacto que comenzó como una relación periodística. Ella me dio acceso a las mujeres de la calle y conocí la problemática desde ese lado, desde las muchachas que llegan, cómo llegan y por qué llegan. También, a través de la relación que ella tenía con un Yacuza, conocí el otro lado. Él me dio acceso a la organización: cómo entran y cómo piensan. Tenía los dos lados de la historia. Todo esto se dio porque la cadena de televisión para la que trabajaba (CNN) me pidió el tema de la trata de blancas.

¿Tuviste miedo?
Yo era muy joven en esa época. Cuando uno es joven hace muchas cosas sin pensarlo. En ese momento era más arriesgada. Se trataba de una historia diferente, que nadie había hecho. Todo lo que ellos contaron, lo hicieron porque querían contarlo, por eso no he tenido miedo en relatarlo. Ellos querían que se conociera su ángulo, su historia.

A pesar de ser una historia verdadera, ¿tiene sus matices de ficción?
Sí, claro. Es el género de la novela corta. Yo puse a funcionar mi imaginación basada en esa experiencia. Hice un trabajo de campo. Vi cómo esas muchachas llegaban, a muchas las tengo filmadas en televisión, en reportajes. Conocí muchos tipos de perfiles, cuáles eran las tramas de sus vidas y qué técnicas utilizan los predadores para llevarlas hasta donde llegan.

¿Cuáles son esas técnicas?
Ellos se disfrazan. A ellas las reclutan en sus países, les dicen que van a ser modelos, niñeras o se van a casar con ellas… cada vez se reinventan. Son muchachas de escasos recursos, que se ilusionan mucho, quieren salir de sus países y se van con la idea de que será así. Pero cuando llegan al país de destino tienen deudas, les han pagado el pasaje, la visa, los pasaportes, es decir, que no les queda de otra que aceptar la realidad. Si no aceptan las maltratan, si se intentan escapar las amenazan en sus países de origen con matar a los hijos o la familia.

¿Cómo es que siendo un tema tan debatido y conocido las mujeres caen en la red?
En esa industria se mezclan personas intencionadas con jóvenes inocentes. Los reclutadores son personas majestuosas en el arte de la seducción. A veces son sus novios o gente que conocen. Ellos se instalan en los barrios de estas mujeres y se ganan su confianza con muchas herramientas poderosas. Cuando son descubiertos se inventan otras. La idea, con este libro, es que las mujeres las conozcan; que sepan que no todo lo que brilla es oro y que no todas las promesas la gente las cumple. Cuando hay ofertas demasiado buenas, que las evalúen y averigüen la verdadera intención.

¿Qué recomiendas a tus lectores?
Que disfruten el libro. Que lo conozcan. Que lo critiquen. Que lo degusten. Que lo saboreen. Y que aprendan que en la vida hay muchas segundas oportunidades y que el pasado no determina el futuro.

Sinopsis de "El yacusa de mi corazón"

Tokio, 1995. Una joven colombiana se convierte en víctima de una organización de trata de blancas y un miembro de la mafia japonesa pone a prueba su código de honor. Un sentimiento inesperado nace para revelar la esencia de cada uno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario